Nueva etapa

Bienvenidas y bienvenidos a mi nueva casa. Como veis, me he mudado. La decisión no ha sido fácil, llevaba años rumiándola y había llegado el momento, lo notaba, había “unnoséqué” cuando entraba en el antiguo blog que no me hacía estar a gusto, un “algo” que me pinchaba y me pedía una transformación. Huellas, que nació en blogger y que, en ocasiones, he sentido que tomaba vida propia, es como un hijo molesto o un apéndice que te demanda diferentes necesidades según transcurren los años. A veces le dejo llorar en una esquina hasta que se calla de puro cansancio y otras, no me queda más remedio que hacerle caso y atender sus exigencias. Así es como hemos llegado a wordpress, pero con un añadido decisivo: el software libre.

Así que, desde este momento, tal y como me ocurre en mi vida personal, también quiero asumir este nuevo reto en la red. Se supone que el aprendizaje debe ser continuo, intentaré gestionar Huellas con los nuevos instrumentos que tengo a mi alcance, también os pido un poco de paciencia ante mis atropellos, que seguro cometeré.

En el siglo pasado, Richard Burton, un explorador británico de tierras africanas expresó que el momento más alegre de la vida de un hombre es el de la partida de un largo viaje hacia tierras desconocidas… Algo parecido siento al abrir esta nueva etapa bloguera. Así pues, estás invitadx a participar en esta casa o bien, si lo prefieres, asómate por aquí de vez en cuando, si te coincide de paso, o cuando tengas algo de tiempo. Tu visita será de gran agrado, como antes.

Pasa, la puerta está abierta 🙂

Tan cerca, tan lejos

A veces tengo la sensación de que la vida es una broma pesada que nos han gastado y hay alguien, no sé dónde, partiéndose de risa, observando con perversa diversión cómo nos las apañamos con las diferentes situaciones que provoca, como si esto fuera una especie de “Show de Truman”. Comentaba el engreído fraile o cura o lo que sea que bautizó a mi sobrino [¿qué le vamos a hacer? No pude convencer a sus padres de lo contrario, pero el pequeño está tranquilo, le prometí que de mayor apostataríamos juntos y dejó de llorar, jeje] que no había conocido a ningún ateo convencido. Creo que delante, en ese mismo instante, tenía a varios, aunque tampoco podría asegurarlo, sólo puedo hablar por mi, que abandoné la fe cristiana hace mucho. No creer en ningún dios causa a veces cierta angustia, porque significa que los humanos estamos “abandonados” en el mundo a nuestra suerte y eso, mucha gente, no lo puede admitir, le origina gran desasosiego y vacío. Yo también lo siento a veces, porque somos un auténtico desastre, si viniera a visitarnos un extraterrestre, saldría corriendo del planeta Tierra despavorido ante tanto sinsentido. Después de todo, creer que efectivamente hay algo sobrenatural o sobrehumano, tendría que concebirse como un ser vengador, agresivo y burlón, que se ríe de todo cuanto nos pasa, que permite que ocurran cosas desgarradoras, poniéndonos a prueba constantemente y eso sí que no es tolerable. Tal que así, como si fuera alguna de las vías que Santo Tomás pretende utilizar para probar la existencia de su Dios, es esta explicación alternativa para mi (una de ella, tengo más) de que no lo hay. Y me da igual que haya un paraíso esperándome en otro sitio, yo quiero el paraíso aquí, dios no debería hacer chantaje emocional. ¡Y a los creyentes se lo hace!
Hasta este punto han derivado mis pensamientos después de encontrarme en mi paseo nocturno hacia casa con una mujer con la que hablé en Atocha. Sí, mi sábado noche ha concluido con una minicita con una toxicómana. Estaba mendigando y se acercó a mí. Debo decir que iba a pasar de largo pero pronunció desde el principio unas palabras mágicas: “Soy asturiana” . Y me paré en seco. ¿Qué hace en Atocha, una asturiana toxicómana, una sábado por la noche y amenazando lluvia? Me pudo la curiosidad de conocer la historia que tendría detrás, lo que querría contarme y de cómo yo luego elegiría los datos que podrían ser ciertos o no. Pedía dinero para pagarse una habitación primero y luego para comer, que el dinero no era para otra cosa. Le dije que utilizara las monedas para lo que quisiera, ella conocería sus necesidades, no iba a pedirle explicaciones. Le comenté que éramos paisanas. Me preguntó de dónde era yo, se lo dije y se le llenaron los ojos de lágrimas. ¡Qué cursis y sentimentaloides podemos llegar a ser los asturianos emigrantes cuando hablamos de nuestra tierra! Ella es de un pueblo de la cuenca minera y tenía muchas ganas de volver porque allí estaban sus hijos, tenía dos, uno de 18 y otro de 11 años:
-¿Tú no tienes hijos?-
Pues no…-
Vine a Madrid a trabajar y mira cómo estoy-. En la calle.
Esta ciudad puede ser muy dura, es abierta y suele recibir bien a los forasteros pero tiene la otra cara de la moneda, puede hacerse muy difícil echar raíces en tierra de nadie. Me arrepentí de no haberme quedado más tiempo con ella, me quedé con ganas de saber más y de contarle también, de tomarnos algo juntas.
Este encuentro me hizo recordar a C. el resto del camino, una alcohólica portuguesa, que vivía en el pasadizo de Plaza de España. Cuando la conocí ya no bebía. Decía que siempre le había dado mucha vergüenza pedir dinero y que lo había hecho en contadas ocasiones. Una de ellas, fue durante el mono; se acercó a una chica tímidamente y le dijo la verdad, que era alcohólica y que necesitaba comprar un cartón de vino, si podía darle un euro, con eso era suficiente. Y la muchacha se lo dio. Aquella anécdota me hizo reflexionar, me preguntaba si yo hubiera sido capaz de darle el dinero después de detallarme para qué lo iba a utilizar, en esos momentos me creaba ciertas contradicciones morales. Después del tiempo transcurrido y haber aprendido tanto de ellos y ellas, sé que esa situación no me crearía problema alguno en la actualidad, también se lo daría sin dudarlo. La abstinencia de los alcohólicos es la más dura y peligrosa que existe, de hecho, hemos hecho desintoxicaciones con dosis reguladas de alcohol. Y, sin buscarlo, llegó a mi mente el alcohólico más entrañable que he conocido, aquel que se inventaba las mejores historias para excusar sus positivos de alcohol. Podía contarte que le habían dado un bombón de licor o que la ternera que se había comido llevaba vino blanco y de ahí el positivo del alcoholímetro. Y tenías que disimular la sonrisa para que se tomara en serio la terapia.
No sé si esta madrugada mi paisana asturiana dormirá después de haberse metido un pico que habrá conseguido después de mendigar toda la noche; tampoco sé si sus circunstancias actuales la dejarán volver a Sama de Langreo y presentarse tal cual ante sus hijos. Sólo sé que ella, como todos los demás, necesita dignidad y un acercamiento de tú a tú. Sin más (ni menos). Lo contrario sería patético paternalismo y muestra de incierta superioridad mal entendida.

La era de la información

La semana pasada, durante un viaje de trabajo, tuve la oportunidad de compartir algunos momentos con una señora austriaca, ya entrada en años, que se posicionaba con una actitud hipercrítica hacia la globalización tecnológica. El caso es que hace pocos días el fantástico hablaba de algo parecido. Ella no tenía teléfono móvil, le habían regalado tres o cuatro y los había desterrado al fondo del armario, en una caja de cartón; odiaba la tiranía a la que te podía someter, ya que si querían localizarla para algo realmente urgente, sabrían cómo hacerlo. Es cierto, eso siempre sucede. Por otra parte, Internet le ponía los pelos de punta, esas páginas web que te hablan de cuestiones inverosímiles y que quien escribe no tiene cara ni nombre, que pueden ser ciertas o resultar unas fábulas, bulos, rumores. Yo le comenté, que la globalización probablemente tenía pocos beneficios, pero entre ellos se encontraba, por ejemplo, poder acceder a información de una biblioteca a miles de kilómetros, poder hablar con alguien que está en la otra punta del mundo y cosas similares. Ella me contestó algo que me hizo pensar:
Tú crees tener una visión crítica hacia la globalización, pero en realidad no la practicas.-
Defendía la tesis de que nadie es consciente cuando hace clic con el ratón, de que hay unos grandes poderosos que pueden manejar toda la información de la que dispones. No quería centrarse sólo en lo meramente económico, de todo lo que se hace ganar a Bill Gates. De repente citó la obra de Manuel Castells, “La era de la información”, se sorprendió de que lo hubiera leído, para ella gané puntos como interlocutora, es que son tres tochos de tomos, pero es un libro de referencia que no se debe perder de vista.
Y creo que cuando la mujer austriaca opinaba se refería a este tipo de párrafos del autor, cuando define a la etapa actual como era de la información:“Es un periodo histórico caracterizado por una revolución tecnológica centrada en las digitales de información y comunicación, concomitante, pero no causante, con la emergencia de una estructura social en red, en todos los ámbitos de la actividad humana, y con la interdependencia global de dicha actividad. Es un proceso de transformación multidimensional que es a la vez incluyente y excluyente en función de los valores e intereses dominantes en cada proceso, en cada país y en cada organización social. Como todo proceso de transformación histórica, la era de la información no determina un curso único de la historia humana. Sus consecuencias, sus características dependen del poder de quienes se benefician en cada una de las múltiples opciones que se presentan a la voluntad humana. Pero la ideología tecnocrática futurológica trata de presentar la revolución la ley del mercado se refuerzan la una a la otra. En ambos casos, desaparece la sociedad como proceso autónomo de decisión en función de los intereses y valores de sus miembros, sometidos a las fuerzas externas del mercado y la tecnología”.

http://www.manuelcastells.info/es/

Campaña Yo también soy culpable

Señor Juez, no podía más con los cargos de mi conciencia y he venido a presentarme personal y voluntariamente. No podía dormir. Tampoco comer y casi ni respirar. Mis crímenes y delitos tenían mi cabeza hecha un infierno.
Por eso vengo a confesar.
Que cometí el horrendo crimen de pensar que la paz en Colombia era posible. Me declaré en rebelión contra la guerra y contra la muerte y en concierto para delinquir participé en conferencias, seminarios y encuentros junto a otros y otras tan horrorosamente culpables como yo.
Tuve la desvergüenza de denunciar los justos asesinatos de los sindicalistas, los indígenas, estudiantes y campesinos. El descaro de repudiar el genocidio contra la Unión Patriótica. Apostrofé de la tortura, de las desapariciones forzadas y hasta de los descuartizamientos con motosierra hechos por los héroes paramilitares con la patriótica ayuda de Generales, terratenientes y parlamentarios. Dudé de la santidad de un hombre tan extraordinario como Álvaro Uribe. Pequé, lo confieso, al pensar que tenía nexos con narcotraficantes y paramilitares.
Y para rematar, Señor Juez, y por favor que esto no quede en el prontuario, me hice cómplice de la vida, testaferro de la esperanza y colaborador de la utopía.
Condéneme, Señor Juez.
Por favor. Condéneme

ADHESIONES: yotambiensoyculpable@gmail.com

PASARELA LUMI-FASHION

Hetaira, colectivo en defensa de las prostitutas, organiza el jueves día 26 de junio de 2008, a partir de las 19,30 horas, en la Plaza Carlos Cambronero (calle del Pez), la Pasarela Lumi Fashion, e invita a la ciudadanía, especialmente a quienes viven y trabajan en la zona centro de Madrid, a sumarse a esta iniciativa por la convivencia en el barrio.
Una fiesta por la tolerancia y por la convivencia pacífica entre vecindario, comerciantes y mujeres que ejercen la prostitución. Una fiesta para llamar la atención de la Administración para que ponga todos los medios a su alcance por escuchar las necesidades de la población y hacer de este barrio un lugar habitable, con servicios públicos apropiados, un barrio donde quepa todo el mundo. Donde se pueda vivir y trabajar con tranquilidad.
La Pasarela Lumi Fashion cuenta con el apoyo de Cogam (colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid), Transexualia (Asociación Española de Personas Transexuales e Intersexuales de Madrid), Fundación Triángulo (por la igualdad de derechos de gais y lesbianas), y ConSentido (espacio para el erotismo social, donde se combinan sexualidad, ocio, arte y solidaridad).

Las ONG’s que luchan contra el VIH/Sida denuncian la desaparición de la Dirección General de Salud Pública y Alimentación de Madrid

    • 30 organizaciones exigen saber y hacer público qué ocurrirá con la prevención y asistencia del VIH/Sida

 

  • El Instituto de Salud Pública también dejará de prestar sus servicios en la Comunidad
    Las autoridades ignoran las recomendaciones de la OMS y las políticas de los estados europeos más avanzados

 

30 ONGs que trabajan en el ámbito del VIH/Sida de Madrid y otras comunidades manifiestan su alarma y preocupación por la eliminación de la Dirección General de Salud Pública y Alimentación y del Instituto de Salud Pública (ordenada en los Decretos 22/2008, 23/2008 y 24/2008 del pasado 3 de abril, publicados en el BOCM del 9 de abril). Hasta la fecha las autoridades madrileñas no han dado una explicación lógica que justifique la fragmentación del sistema asistencial y médico regional.

Esta decisión se ha tomado desoyendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y dando la espalda a la tendencia imperante en las naciones europeas socialmente más avanzadas, así como en las demás comunidades autónomas, que disponen de este tipo de organismos de coordinación.

Así lo manifiestan AMAS, Apoyo Positivo, CIES, COGAM, Colectivo San Blas, Grupo Fénix, Hetaira, Proyecto Gloria, Asociación de Planificación Familiar de Madrid, APRAMP, Centro Joven de Alcorcón y Asociación Proyecto Hogar, apoyadas por Asociación Itxarobide y Asociación T4 (Bilbao); gTt-VIH, SIDA STUDI, Plataforma Popular Gay y Projecte dels Noms-HISPANOSIDA (Barcelona); Comité Anti-Sida y Vivir en Positivo (Asturias); Comité Anti-Sida (Álava), SARE (Pamplona), OMSIDA (Zaragoza), AMUVIH (Murcia), Comité Ciudadano Anti-Sida (Burgos), CASDA (Castellón), la Federació Catalana d´ONG de Servei en Sida, FELGTB y CESIDA.

Las organizaciones implicadas consideran que la desaparición de esta visión más integral y social de la salud comprende un enorme riesgo para la filosofía y estrategias comunitarias de prevención y transmisión del VIH, de lucha contra la discriminación y de atención integral de las personas afectadas, dependientes directamente de la administración o con la asistencia de las ONGs.

Mientras que el Plan de Actuaciones frente al VIH/Sida en la Comunidad 2005-2007 no ha sido evaluado a su finalización, las consecuencias de la descentralización de la Oficina Regional de Sida se sumarán a los ya insuficientes esfuerzos de prevención y escasos recursos asistenciales para las más de 34.000 personas con VIH en la Comunidad.

Asimismo, la resolución de las subvenciones para proyectos de prevención convocadas en diciembre pasado aún no ha sido publicada, lo que supone un obstáculo más al trabajo de estas organizaciones y demuestra el escaso valor dado por la administración al trabajo comunitario.

Por ello, las ONGs reclaman una mayor coordinación entre administraciones, en especial la sanitaria, para dar una respuesta integral al problema del Sida y piden la existencia de una Dirección General de Salud Pública integradora y la elaboración de un Plan de Actuaciones que sustituya al ya finalizado en 2007, el cual deberá recoger las recomendaciones que las ONGs ya plantearon formalmente al director de la Oficina Regional de Sida.

OTRAS VOCES FEMINISTAS


Foto de Irmina Saldaña.

La corriente de pensamiento Otras Voces Feministas está conformada por mujeres que nos desmarcamos del feminismo más institucional, aquel que suele hacerse desde los despachos, de espaldas a la realidad social y sin tener suficiente conocimiento de qué es lo que se mueve en nuestras vidas cotidianas.
Hace un par de años el movimiento feminista de Madrid salió a manifestarse teniendo como lema “El feminismo está en la calle” porque creemos que el feminismo no es único, sino plural, feminismos hay muchos (occidentales, árabes, mujeres que trabajan en grupos mixtos, feminismo cultural, feminismo anticensura…) y nos molesta que siempre nos represente una misma forma de pensar, monolítica, mayoritaria, con la que muchas veces no nos identificamos.
Son varios los temas que dividen al movimiento de mujeres, pero el que lo hace con mayor virulencia es el de la prostitución y, por ende, la sexualidad y las diferentes maneras de vivirla. También la inclusión de los hombres en la tarea de la consecución de la igualdad nos fragmenta. ¿Salimos a manifestarnos y “dejamos” que nos acompañen o preferimos ir solas?
Los ataques a nuestra forma feminista de pensar por parte del otro feminismo los tenemos que vadear todos los días, aquellas que nos acusan de dormir con nuestro enemigo, de abrir la puerta a los hombres y de ser unas traidoras al movimiento. Por suerte, el feminismo no tiene propietaria, nadie otorga el “carnet” de feminista por muchos años que lleve trabajando en la lucha de las mujeres; por lo tanto, podemos utilizar, coger, dejar y hacer evolucionar cuantos conceptos y acciones estén en nuestra mano. Todo esto es lo que representa Otras Voces Feministas.
Entendemos necesario un espacio propio para las mujeres, pero sin excluir la participación de los hombres; pensamos que no hay barreras a la hora de construir nuestra sexualidad, que nadie es dueño o dueña de un modelo de sexualidad único y de comportamiento social; apostamos por un discurso diferente en el que la pluralidad sea el punto de partida y de riqueza siempre y cuando los valores preeminentes sean la libertad, el consentimiento y el respeto a los derechos humanos. Entre las mujeres heterosexuales, queremos que nuestros amigos, amantes y compañeros, nos acompañen en esta lucha, no sólo para compartir las tareas del hogar (¡que también!) sino que buscamos una implicación más directa, corresponsabilidad, compañerismo; y no seres compactos incapaces de establecer otro tipo de relaciones en las que no medie el poder o/y la fuerza.
Una de las compañeras en este II Encuentro de Otras Voces comentaba con acierto estas reflexiones que nos emocionaron especialmente por la carga simbólica que lleva adjunta, todo un descubrimiento para muchas de nosotras cuando empezamos a plantearnos hace ya mucho qué es esto de ser feminista y qué feminismo queremos: “Afortunadamente entraron en el discurso otro tipo de mujeres no definidas en este análisis que no son ni sumisas, ni victimas, ni madres… pero que son mujeres y se sienten dentro de estos planteamientos: las putas, las boyeras, las trans…, las raras, que también buscan la construcción de su identidad como forma política de reivindicación de sus derechos y lo hacen imitando lo que ya hicieron y les fue válido para sus compañeras. Han sido capaces de sacar a la luz pública sus voces y sus discursos, amparadas y respaldadas por teorías sociológicas ininteligibles para las que no nos encontramos en esa élite intelectual, pero que les han dado legitimidad a sus voces y han permitido que las que no estamos en esos ámbitos las conozcamos, les pongamos nombre, cara, cuerpo, las podamos oír y compartir con ellas nuestras vidas y nuestras experiencias.”

 

Mayo del 68 o cómo transformar el mundo

El domingo leí una noticia, una de tantas, en el diario nacional Público. Hacían un reportaje extenso sobre Mayo del 68 y sobre los movimientos sociales actuales. Una pequeña entrevista a Raimon, otra breve síntesis de Carlos Berzosa, el rector de la Universidad Complutense, un artículo de opinión de Ignacion Ramonet… hasta aquí todo bien. Pero se hallaba una “perla” del grupo Yomango, cuya entrevistada no se cortaba un pelo en criticar superficialmente a los antiguos activistas de Mayo del 68 y explicaba el “compromiso” que mueven sus acciones quedándose en un devaneo adolescente sin mucha chicha teórica. La susodicha es capaz de valorar el movimiento de Mayo del 68 como un tostón “no hay más que ver a los viejos de hoy, eran unos revolucionarios de pastel, unos broncas y unos mal encarados. Y así les fue. Mayo del 68 era demasiado íntegro”. Me sonreí de lo engreída que me pareció la representante de Yomango (Yomando), al no valorar los esfuerzos de otras generaciones por hacer real una lucha social (limitada en el tiempo) en las condiciones en las que emergió.
Porque ya conocemos el movimiento de Yomango, lo siento, no roban para comer ni por ninguna necesidad, como nos quieren hacer ver; vale, roba, pero no me hagas creer que con eso estás haciendo algo por los demás, te beneficias tú y sólo tú. No me importa que sisen en grandes superficies, pero esta acción no conlleva ningún tipo de reivindicación colectiva, como por ejemplo, mejorar el salario de los trabajadores que reponen los estantes una y otra vez, o la mejora de alguna de sus condiciones laborales. Ahí se queda Yomango, se presentan como un movimiento antisistema porque no pagan al salir por la puerta como la mayoría de la gente. Decía la interpelada que “más que cambiar el mundo, queremos demostrar que se pueden sacar los colores al capitalismo. La mejor forma de que acabes en la cárcel es ir en plan serio chungo” La verdad que ésta última parte de la frase me la tomo de forma irónica (quiero creer), por lo demás, no sé cómo ruborizan al capitalismo, no veo reivindicación de la tasa Tobin, no comparten lo que roban entre algunos de los colectivos más desfavorecidos, ni encuentro valores ecológicos que demuestren lo absurdo del funcionamiento de este mundo… no sé, que al final Yomango se queda muy vacío. Lo único positivo que le veo es la edición de un par de libros con técnicas para mangar, oye, lo que sea leer y aprender siempre puede estar bien. De lo que se olvidan es de cultivar el espíritu crítico (constructivo) y eso es más difícil, requiere mucho más esfuerzo, conocimientos y criterio, valga la redundancia, incluso para aquellas personas que lo practican a diario.