En este 8 de marzo, ni un paso atrás

¡Feliz 8 de marzo! 

Nos vemos en las calles a las 20h. para gritarles todo aquello que quieras recordar a la sociedad y al gobierno, que consideras injusto y sexista. No quiero ser víctima de violencia estructural ni sumisa y les recuerdo que nuestro cuerpo es muy nuestro, que la maternidad es un derecho y no una obligación, que antes del derecho a la reproducción se encuentra el derecho a tener una vida digna.

La convocatoria del movimiento feminista hoy en Madrid: Plaza Jacinto Benavente a las 20h. Visibilízate con el lema “Ni un paso atrás en nuestros derechos, ahora más que nunca, revolución feminista”.

Anuncios

Sanidad no discrimina a las lesbianas… sólo recomienda la práctica heterosexual o del capital

Hablando de copiar y compartir en el post anterior…  Aquí difundo un artículo escrito por la activista feminista canaria Sylvia Jaén en este medio, y que la autora también ha difundido por mail para que cada cual podamos publicarlo y adecuarlo a nuestro ámbito de acción. La temática, en este caso, es la negativa de inseminación a mujeres lesbianas, intensa e injusta polémica desde hace semanas. 

“No sé cómo lo llevan ustedes, pero yo llevo unos días incómoda, revuelta y muy decepcionada con todo lo leído alrededor de la negación por parte de la sanidad asturiana para inseminar a mujeres lesbianas y solteras.

Dejando a un lado los comentarios de muchos de las y los lectores de las noticias en la prensa digital que sólo podemos tomarlas como impulso para seguir en el activismo, me ha impactado, cual dardo a mi ética feminista, las palabras de la ministra de sanidad.


Sostiene la ministra que nuestra sanidad no discrimina por motivos de orientación sexual ni género pero al mismo tiempo dice que al estar las competencias transferidas a las comunidades autónomas son estas las que deciden qué inseminaciones costear y cuáles no.


¿Se imaginan este mismo argumento en otro escenario institucional? En España nuestro sistema educativo no discrimina pero como están las competencias transferidas tenemos que respetar que X comunidad no financie la educación pública a los hijos de inmigrantes. O no, la red de asilos públicos no discrimina pero respetamos que los discapacitados nos tengan acceso a los centros de mayores de X comunidad por cuestiones de prioridad en el gasto.


Yo me pregunto ¿desde cuándo apartar a un sector de la sociedad del servicio público que ayuda a costear con sus impuestos no es discriminar? ¿Cómo alguien de izquierda y feminista puede ni siquiera permitirse el lujo de excusar que el derecho a la maternidad esté supeditado en la sanidad pública a quién es tu pareja?


Oyendo a la ministra me pregunto con qué ideario defiende ella el derecho al aborto para las mujeres, ¿qué significado tiene para ella “nosotras parimos, nostras decidimos”?


Es triste que a estas alturas no se tenga integrado en la médula de la sociedad que el derecho al aborto lleva implícito la maternidad voluntaria y responsable. Y esta decisión no puede estar supeditada a quién es tu pareja, si es que la tienes.


La responsabilidad de la maternidad y la paternidad, la realidad diaria que esta supone, hace que mayoritariamente esta decisión sea tomada en el núcleo de una pareja. Pero esta realidad no puede cuestionar, ni dificultar, la valentía de aquellas mujeres y hombres que deciden hacerlo independientemente de su situación sentimental.


Una sanidad que no discrimina a las mujeres, es aquella que se centra en la realidad de las mujeres, independientemente de su estado civil, orientación, identidad y situación sentimental. Si hay que establecer prioridades en el caso de la inseminación deben de depender única y exclusivamente de la mujer en cuestión. O ¿alguien entendería que desde la sanidad se respondiera a una mujer en relación con un hombre estéril que si este no puede tener hijos tenga relaciones sexuales con otro o se vaya a la sanidad privada?


Lesbofobia es sentir este argumento como aberrante salvo si la mujer es lesbiana.


Las lesbianas y bisexuales estamos cansadas que nuestra atención ginecológica en la sanidad pública pase en un 80% de los casos a ser ignorada por no “yacer” con varón. Cansadas de oír que si no tenemos relaciones de penetración con hombres, para qué se nos ocurre pedir cita en el ginecólogo, pedir estar en los estudios de transmisión del VIH o pretender ser inseminadas.


El grado de desconocimiento y estereotipo sobre nuestra realidad es tal que antes que poner manos a la obra para integrarnos plenamente en la sanidad prefieren seguir tapando nuestra existencia y su ignorancia.
Dicen que en la justicia se ven burros volando, pero es que en la política últimamente vuelan tantas cosas que dar con una respuesta fundamentada en una ideología es “caso de expediente X”

Sylvia Jaén

P.D Gracias de corazón a XEGA y a quienes desde el activismo no han dejado caer en el olvido otra gota de “institucional lesbofobia, bifobia y machismo”

Hetaira y la lucha contra la trata de seres humanos


Hetaira ante el balance de los ministerios de Interior e Igualdad del primer año del Plan Integral de Lucha contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual
Madrid, 25 de marzo de 2010
Los ministerios de Interior e Igualdad afirman en el balance sobre el primer año del Plan Integral de Lucha contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han “identificado” a 1.301 víctimas, de ellas 443 son “víctimas de trata”. No aportan más datos sobre la situación de estas personas: ¿cuántas de ellas son o han sido consideradas “testigos protegidos”?, ¿cuántas se han acogido al periodo de “reflexión”?, ¿cuántas se encuentran acogidas en centros especializados de ONG’s?, ¿cuántas han declarado ante la justicia?, ¿cuántas han sido indemnizadas económicamente? ¿cuántas se han visto beneficiadas por la concesión de permisos de residencia? ¿cuántas se han visto beneficiadas por la concesión de permisos de trabajo? ¿cuántas han sido acogidas en condición de “asilo”? ¿cuántas han denunciado estar en situación de trata?
 
Tampoco han aportado más información sobre las 858 personas restantes, a quienes consideran víctimas de “explotación sexual” (según su propia definición: “aprovechamiento de la condición y circunstancias sexuales de una persona en beneficio propio”). ¿Qué ha ocurrido con estas personas? ¿han sido detenidas? ¿se encuentran en centros de internamiento para extranjeros? ¿han sido deportadas a sus países de origen?
Afirman en su nota de prensa que el 50% de extranjeras “atendidas” se encontraban en España en situación irregular. Es complicado que las personas en situación de trata de seres humanos se encuentren en situación administrativa “regular”. Por otro lado, quienes afirman que se encuentran trabajando en prostitución por voluntad propia es imposible que puedan regularizar su situación mediante el trabajo sexual, ya que la prostitución no es reconocida como “actividad económica” (aunque así lo consideró en 2001 el Tribunal de Justicia de Luxemburgo). El Gobierno español que se niega a admitir la existencia de prostitución voluntaria (no forzada), en la práctica está deportando a quienes así lo declaran ante los jueces. Una mujer nigeriana, retenida en el centro de internamiento para extranjeros de Aluche (Madrid), fue deportada hace una semana sin que se escuchase el llamamiento de las ONG’s que entendían que podría estarse ante un caso de trata de seres humanos. La mujer fue expulsada pese a la intermediación del Defensor del Pueblo. En consecuencia, Hetaira teme que también se esté deportando a víctimas de trata al no existir indicadores precisos para su identificación.
En la rueda de prensa ofrecida ayer por Alfredo Rubalcaba y Bibiana Aído descartaban que 4.956 mujeres fueran esclavas sexuales. ¿Qué son entonces, trabajadoras del sexo por voluntad propia, abandonadas a su suerte por la legislación actual y sometidas a unas condiciones laborales inaceptables, tal y como venimos planteando y denunciando desde hace años?
            El pasado mes de diciembre se reformó la Ley de Extranjería, ahora en su artículo 59 bis concede un período de reflexión de “al menos, 30 días” a las víctimas para que decidan si quieren colaborar con la Policía. Durante este tiempo, tan sólo lo han solicitado 3 mujeres y no se les ha concedido a ninguna de ellas (según informa el diario Público, 24 de marzo de 2010).
Desde Hetaira nos preocupa la inexistencia de indicadores objetivos para la identificación de víctimas de trata de seres humanos. Las personas que se encuentran en los clubes siguen siendo detenidas tras las redadas policiales y, en este clima, es sumamente difícil que quienes se encuentran en situación de trata se atrevan a denunciar.
El Plan Integral contra la Trata de Seres Humanos no establecía, ni establece indicadores precisos para la evaluación del mismo, por lo tanto es difícil poder hacer una buena evaluación de la situación actual. Las declaraciones que ayer hicieron los ministerios de Igualdad y de Interior nos parecen vacías y que no responden a una evaluación del Plan que tenga como primera preocupación la protección y la reparación del daño que han sufrido quienes han sido víctimas de trata.
 Colectivo Hetaira
(12 de marzo de 1995-12 de marzo de 2010:
15 años trabajando en la defensa de los derechos de las prostitutas)

Desobediente 8 de marzo

El amor de mi hombre
no querrá rotularme y etiquetarme,
me dará aire, espacio,
alimento para crecer y ser mejor,
como una Revolución
que hace de cada día
el comienzo de una nueva victoria.

“Reglas del juego para los hombres que quieran amar a mujeres mujeres”. Gioconda Belli.

Celebramos el Día de Las Mujeres y seguimos reivindicando, como cada día del año.
19:30 Plaza de Jacinto Benavente (Madrid)

Las cosas del lenguaje

Una de mis compañeras de trabajo ha denominado este año como “el año del lenguaje no sexista”. Y es que las vacaciones de navidad le han sentado de fábula, ha venido guerreando. Y de paso, nos ha implicado al resto. No es que hablemos especialmente mal, de hecho, probablemente yo soy la que más tacos dice con diferencia, pero ha decidido que hay expresiones que debemos exterminar de nuestro lenguaje cotidiano.

La primera expresión digna de aniquilación es un clásico “¡Qué coñazo!”, que nosotras solemos utilizar demasiado a menudo. Problema: no encontramos un enunciado que se asimile en el significado, nada nos acaba de convencer. Hemos probado con “¡Vaya rollazo”, que es excesivamente cursi y con poco contenido; la posterior fue “¡Esto es un drama (o una tragedia)!” pero uhmmmm, tampoco, demasiado teatrero. “¡Vaya peñazo!”, “¡Qué tostón!” fueron otras de las candidatas, pero… les falta algo.
Total, que el domingo, en una de mis noches sin conciliar el sueño a una hora prudente, a eso de las cuatro de la mañana se me ocurrió que lo mejor era “¡Vaya mierda pinchá en un palo!” como sinónimo de “¡Qué coñazo!”. A mi me convencía, estaba segura de haberlo logrado, pero en nuestra pequeña asamblea a la hora del desayuno, la propuesta no cuajó, principalmente porque mierda es un sustantivo femenino. En fin… que seguimos a la busca y captura de nuestra frase expresiva a la par que no sexista.
Veo complicada esta batalla, sobre todo porque los tacos los utilizo por su vehemencia y transgresión, las palabras malsonantes también contienen pasión y fuerza. La siguiente que se anuncia es la aniquilación sin compasión de “¡Qué putada!”, que me temo, será aún más difícil que las que nos ocupa estos días.

Se aceptan propuestas.

Jornadas Feministas Estatales

Este puente de diciembre se celebraron en Granada las Jornadas Estatales Feministas, 30 años después de las últimas, que tuvieron lugar en la misma ciudad. Tres mil personas feministas nos dimos cita en la capital granadina gracias a la convocatoria de la Coodinadora Estatal Feminista, con el objetivo de discutir, debatir, aprender nuevas teorías, escucharnos (unas veces más que otras) y llegar a acuerdos.
Los contenidos de las jornadas se dividieron en cinco bloques:
Devenires y luchas feministas
-Identidades como ficciones
-Crisis, globalización y acción feminista
-Sexualidades y cuerpos
-Nuevas representaciones, nuevos contextos

Uno de los debates más airados fue, una vez más, el de prostitución. En la mesa se encontraban Cristina Garaizábal, portavoz del Colectivo Hetaira, Dolores Juliano, antropóloga y activista por los derechos de las prostitutas y Montse Neyra, trabajadora del sexo. La construcción de los argumentos no dejaba lugar a dudas, la prostitución es una estrategia de supervivencia económica que utilizan mujeres con escasos recursos, que consiguen de esta manera mejorar sus posibilidades, aunque tienen que pagar un precio muy caro, el estigma que acarrea ganarte la vida de puta. Aún así, unos pocos embites de las abolicionistas acaloraron el ánimo en un salón de actos abarrotado y que se decantaba por el reconocimiento de derechos para las personas que ejercen trabajo sexual. Por suerte, la Coordinadora Feminista defiende la misma posición que, por primera vez en un foro de estas dimensiones, era la mayoritaria y eso ponía rabiosas a las abolicionistas que no veían su postura representada. Qué mal acostumbradas están, cuando lo habitual es que la posición pro derechos nunca sea invitada a ninguno de los foros abolicionistas.


Fue emocionante ver cómo por primera vez en unas jornadas feministas, una trabajadora del sexo hablaba en primera persona, sin tapujos, sin complejos, sin vergüenza por la actividad con la que ha decidido ganarse la vida. Por fin las abolicionistas tuvieron que escuchar a las mujeres representadas en la voz de Montse Neyra.

Pero aparte de este debate, hubo muchos más. Los que pude disfrutar (o sufrir, dependiendo del momento) fueron Translesbianismo y otros deseos transdiversos, con la voz de Juana Ramos, miembro de Transexualia y parte del grupo de reciente creación Conjuntos Difusos. Mesa sobre sexualidades y políticas feministas, sobre el amor y el deseo, reflexiones feministas sobre el no binarismo, donde se expuso la teoría de los conjuntos difusos a cargo de Kim Pérez; el taller de las amigas del programa Por los Buenos Tratos perteneciente a la organización sin ánimo de lucro Acción en Red…. Un lujo de experiencias y nuevos conceptos con los que volvimos a casa con sed de profundizar.



Especialmente llamativa la nueva teoría de género denominada Conjuntos Difusos, personas que no pueden o no quieren categorizarse en el binarismo hombre vs. mujer, sino que permanecen invisibilizadas o discriminadas justamente por su no pertenencia al obligado código de género binario. Como dijo la propia Kim Pérez “conjuntos difusos representa lo que no está representado en un SÍ o un NO”.  Este sería el caso de las personas intersexuales, de los y las trans, de las mujeres ultra-masculizadas, de las personas queer… Una teoría probablemente reveladora, chocante, creo que cierta pero sobre todo (y eso es lo que más me gusta), subversiva. Esto demuestra que el feminismo no está acabado con la teoría sexo-género; el movimiento se diversifica con diferentes ramas de cada familia feminista y eso es enriqueceder, complejizante para el movimiento de mujeres pero altamente motivador para la superación de prejuicios, de conocimiento de la otredad.

Así he vuelto, con mi revolución de palabros y nuevas percepciones. No sólo por sentirme más unida a mi colectivo, necesitábamos un encuentro de estas características para salir de las responsabilidades, de las exigencias, del duro trabajo cotidiano, sino también con apuntes sobre “Testo yonqui” y “Devenir perra”, lecturas queer; mi debate interno sobre las butch y las femmes; conocer más a fondo esa relación inquietante entre los trans masculinos y las mujeres muy masculinizadas; qué pasa con eso del sexo transdiverso y las sexualidades no normativas…  Como veis, tengo un largo curso por delante para ponerme al día.

Me temo que el proceso natural de la energía es aplicable a la transgresión de los géneros, que ni se crea ni se destruye, simplemente muta… Aunque ahora deberíamos añadir que lo propio sería performar la subversión del sistema ideológico binario. ¡Toma ya! ¿Cómo os habéis quedado?

POR NUESTROS DERECHOS, LEY DE ABORTO SIN RECORTES

Concentración-fiesta en Madrid el 26 de septiembre, de 18 h. a 21 h. en la Plaza del Museo Reina Sofía, en Madrid

El manifiesto feminista ANTE LA NUEVA REGULACIÓN DEL ABORTO (“Mujeres ante el Congreso”), en el que se inspira esta concentración, cuenta con la adhesión de 81 asociaciones. http://mujeresantecongreso.blogspot.com

Las fuerzas anti-elección están preparando movilizaciones para octubre con el objetivo inmediato de impedir que la ley sea reformada y, a medio plazo, restringir aún más su interpretación e incluso sus contenidos. Eso hace aún más urgente que quienes defendemos el derecho a decidir de las mujeres sobre su maternidad nos movilicemos para garantizar la aprobación de una nueva ley acorde con ese derecho.
Por la reforma de la ley y por una buena reforma.

Un ejemplo muy queer

[La Teoría Queer es una hipótesis sobre el género que afirma que la orientación sexual y la identidad sexual o de género de las personas son el resultado de una construcción social y que, por lo tanto, no existen papeles sexuales esenciales o biológicamente inscritos en la naturalezahumana, sino formas socialmente variables de desempeñar uno o varios papeles sexuales. (http://www.wikipedia.org/)].

Estos días me han tocado bastante el pie (la moral) los medios de comunicación y las frases de algunas personas hablando del caso Semenya.
De estas cosas de la vida, que me suceden muy de vez en cuando, que tuve un par de veces el MARCA (prometo que no es lo que parece) entre mis manos, además de leer alguna noticia sobre lo mismo en medios más generalistas. Los adjetivos que definen las crónicas sobre el triunfo de esta deportista son: ofensivas, patéticas, de una idiotez y cavernicolismo extremo. No hay nada como ser mujer, negra, atleta (por lo tanto con musculatura muy desarrollada), con rasgos faciales duros, que encima gana una medalla de oro, para que te llamen marimacho, hermafrodita o yo qué sé. Estaría bien que la gente que lee las noticias lo haga diccionario en mano, porque tanto término sexual de dudoso significado, puede llevar a equívocos por la confusión en el uso de los conceptos. Y el desencadenante de la cuestión es que ha ganado una medalla de oro una CHICA con un aspecto masculino. Ya sabéis, si no eres rubia, blanca, con una melenita cuidada, con una sonrisita estúpida y con pendientes, ¡ya está! Eres sospechosa de ser un chico.
A mi que me gusta subirme en todos lados, que ya se lo decía mi maestra a mi madre, que yo era un perico, calificativo que me traía grandes regañinas en casa porque las niñas no podíamos hacer lo mismo que los niños, y claro, que así llevaba la ropa, siempre hecha un desastre… ¡buf! Soy una superviviente a los embates del género, jejeje; para qué negarlo, que soy un pelín macarrilla y tengo mala leche, es decir, soy masculina en algunas de mis actitudes. ¿Merezco una prueba de sexualidad o de género? (Porque encima, los periodistas se expresan mal cuando se trata de estas cuestiones). Tal vez baste con bajarme los pantalones cada vez que alguien lo dude por el motivo que sea (en referencia a la anécdota que cuentan en todos los periódicos sobre Caster Semenya).
La sudafricana, campeona del mundo de atletismo en la modalidad de 800 metros, merece el mismo respeto que otros campeones por parte de todos los medios. Hágamos un repaso de “lo que no se debe hacer”:
– El Mundo publicó “¿Ganó ella o él?” “Pendiente de un control para determinar su verdadero sexo”. Y comenzaba la noticia: “A la chica, o lo que sea, hay algo que le motiva más que el atletismo…”
– El periodista de El País comentaba cómo “la adolescente surafricana que parece un chico y corre como un hombre con toda la barba[…]”.
– ABC fue menos incisivo, pero ponía la nota central en su titular: “Semenya redobla las sospechas con una abusiva victoria en 800″.
– Por supuesto, La Razón dando por culo, que es lo único que saber hacer : “Semenya, un oro muy sospechoso”, titulaba.

Total, que Semenya está pendiente de los análisis por parte de la Federación Internacional de Atletismo, que han llamado “control de feminidad” y, hasta entonces, su oro queda en entredicho. Hoy mismo leía que que los análisis previos al Mundial de Berlín, Semenya tenía una tasa superior de testosterona a “lo normal” en las mujeres, ¿Y? ¿Qué pasa? ¿Nadie ha oído hablar de las disfunciones hormonales? O a lo mejor ni siquiera es disfunción, sino que simplemente eso: tiene una tasa superior y punto. ¿Por qué sacarlo de quicio cuando ella reafirma una y otra vez su identidad de género como MUJER?
En cualquier caso, todos estos calificativos ofensivos, se gestaron mucho antes de conocer los resultados de este famoso test de sexualidad, al que más de uno merecería someterse.
Otro caso más, esta vez en el deporte, que da más importancia a lo que tenemos en la entrepierna y a lo que dictan nuestras hormonas que a cualquier otra cosa. La categorización en función del sexo continúa siendo vital como medida de control, no vaya a ser que se nos escape alguien de esta jaula con reglas sociales/sexuales restrictivas establecidas, que no sé por qué siempre les da muuuuuuuuuuucho miedo.
Perdón si no he sido suficientemente femenina…

Ley de los Derechos Reproductivos de las Mujeres

Por fin llegó a mis manos un artículo de opinión de Mariló Montero, publicado en el mes de marzo en el Diario de Sevilla. Para qué voy a decir que lo leí por casualidad, NO, lo estaba deseando, porque tenía garantizada una excusa para volver a argumentar a favor de la nueva Ley de los Derechos Reproductivos de las Mujeres. Y es que… resulta tan fácil replicar sus líneas… Como la demagogia que utiliza al final del susodicho escrito (“¿Meterán en la cárcel a una madre que le discuta esa decisión a su hija adolescente?”) ante la desesperación de la propia periodista al comprobar por sí misma lo poco convincente que resultaba desde la primera palabra.
No es de lo peor que he leído sobre el tema, he tenido “el gusto” de escuchar cosas aún más bochornosas e intragables, del estilo de “mis amigos” de la Conferencia Episcopal, pero bueno… Como voy a terminar la temporada de mi campaña feminista bloguera a favor de la nueva Ley que regula la interrupción VOLUNTARIA del embarazo, que espero se consiga aprobar y poner en práctica más pronto que tarde, no voy a ser especialmente agria ni cruel.
La autora del artículo está muy preocupada “como madre” porque cree que sus hijas de 16 años no le dirán nada si necesitan abortar. Así es la cosa, Mariló, esto es lo que pasa cuando los padres no se han currado la confianza con sus hijas e hijos, que te pasan cosas y no te apoyas en los progenitores, porque más que apoyo, pueden darte una cruz más con la que cargar, dependiendo de sus reacciones frente a las distintas problemáticas.
Ésta es la realidad en muchas familias, por cierto, en muchas familias con tendencias conservadoras o/y de derechas, que son las que votan al PP, que, por ende, no es precisamente un partido que esté apoyando esta Ley. El hecho de ser padre o madre no otorga una presuposición de “sabio/a”, de hecho, tanto quejarse por el derecho a abortar, que parece que quedarse preñado/a ya da la idoneidad a todo el mundo que tiene hijos, ¡hay que joderse!
En cualquier caso, si estás tan preocupada, creo que deberías formarte con algún manual de psicología o con uno de esos libros de autoayuda de cómo mejorar las relaciones padres e hijos. La Ley no prohíbe la confianza entre ambos, pero sí da autonomía a la chica de 16 que desea abortar, que a lo mejor ha tenido una “relación sexual precipitada”, como tú dices, o a lo mejor no, y tiene una vida sexual sana con su pareja sexo-afectiva, quién sabe… porque en esto, cada una también elige lo que quiere o lo que va descubriendo que es mejor para sí misma.
Dices que una niña de 16 años no está capacitada para abortar ni para casarse… no lo sé, pero entonces… ¿sí está capacitada para ser madre? Tampoco lo sé, por eso prefiero que ella misma lo decida y si tiene gente a su lado en la que confiar para tomar esta decisión, mejor, sean sus madres, padres, amigas, pareja, abuelos, tíos, profesores… (Tranquilízate, porque aconsejar y orientar tampoco lo prohíbe la Ley).
Si es que al final, lo que más os asusta es la capacidad de decisión, pero sí, las hijas, aunque sean menores de edad, pueden decidir ya algunas cosas en las que los padres no entran, sería horrible controlar y querer invadir todos los ámbitos vitales de los hijos, ¿no? Pero parece que es lo deseable para esos padres que se quejan tanto y se llevan las manos a la cabeza si desconocen que su hija va a abortar sin decírselo a ellos.
“Me gustaría saber si esos expertos conocen lo que es ser padres y las complicaciones a las que nos enfrentamos para conquistar la confianza de nuestros hijos en la difícil adolescencia”. ¡Ay, Mariló! Me plantearía seriamente qué origen tienen estos miedo paternales, ¿dudas de la educación que has dado a tus hijas tal vez? Probablemente lo mejor contra este pánico atroz tuyo es darles herramientas para prevenir ese tipo de situaciones. Mariló, a qué no has hablado a tus hijas del uso del condón ni entra un porcentaje en la paga semanal para comprárselos…

Las grandes olvidadas son las chicas que están tuteladas en los centros del estado y que lo tienen muy difícil para conseguir un permiso para abortar por parte de la administración de la Comunidad Autónoma que les da largas interminables hasta que es incluso demasiado tarde para entrar dentro de las tres excepciones de nuestro Código Penal (imaginaros en Madrid, que los Provida manejan algunos de los recursos dirigidos a chicas jóvenes con estas características).
Resulta, por otra parte, que los grupos feministas no están pletóricos con esta Ley, ya lo sé, que no es una maravilla, pero es mucho mejor, pero mucho, mucho, de lo que tenemos ahora. Justamente porque reconoce la no necesidad de tutelaje para las chicas de 16 a 18 años, porque permite el aborto libre hasta las 14 semanas, cuando los estudios aseguran que el 90% de los casos de aborto se dan en el límite de las 12 semanas. Esta Ley también incluye educación sexo-afectiva en las escuelas, no admite la posibilidad de que las mujeres vayan a la cárcel, aunque sí se establecen multas en caso de aborto fuera de la Ley.
A mejorar:
-El límite de tiempo de doce semanas, que se considera escaso.
-Establece la obligatoriedad de un permiso de reflexión de tres días, que hace presuponer que la decisión de interrumpir tu embarazo se toma a la ligera y necesita ser tutelada por el estado.
-Se implantan penas mayores para los profesionales que infrinjan la Ley fuera de los supuestos y quienes no cumplan con todos los protocolos de actuación.
-Se presuponen los abortos en la red sanitaria pública pero no se ha regulado la objeción de conciencia sobre este tema, con lo cual, la realización de abortos en un hospital público, sigue sin estar garantizada.
Terminaba la escritora: “Señorita Aído (que no es precisamente de mi devoción), me gustaría saber si mi hija ha abortado sola. Porque soy su madre”.
Lo que te digo, que a algunas personas se les va la pinza y consideran suyo a un ser humano que han parido o para el cual han colaborado con su esperma, y creen que alguien les pertenece desde la acepción más posesiva y material del mundo, como la propiedad privada. Me gustaría que hubiera un sentido de la maternidad/ paternidad bien distinto, encargado de forjar personas autónomas, libres e igualitarias.