DÍA DE LA REPÚBLICA

En la plaza de mi pueblo
dijo el jornalero al amo:
“Nuestros hijos nacerán
con el puño levantado”
Canción Popular (o de autor/a desconocido/a)

“Ha llegado el momento que todos aquellos hombres y mujeres que agitan una bandera, se preparen para convencer a su vecino, al compañero de trabajo. Y vayan poniendo la levadura republicana en el seno de la sociedad.” Julio Anguita pronunció estas palabras durante una conferencia en el Ateneo Republicano de Madrid el pasado día 12 de Abril, con motivo de la conmemoración del Día de la República.
Porque para los republicanos y republicanas de la izquierda sigue siendo una fecha que nos recuerda la vigencia de sus valores característicos, tales como los derechos de ciudadanía, la igualdad de derechos entre las personas respetando la identidad individual y colectiva, la educación, la laicidad del estado, la soberanía del pueblo, la solidaridad…
(Y recalco “de la izquierda” porque también pueden darse repúblicas de derecha, aunque en España izquierda y republicanismo muchas veces se utilizan como sinónimos; cuidado, hay que estar atentos con los términos).
Cuando llega este día, siempre me pregunto si será posible instaurar una Tercera República. El caldo de cultivo aún está verde. Hasta militantes izquierdosos, como mi padre, están contentos con el sistema de monarquía parlamentaria actual. “Juancarlistas” se definen y no les molesta en absoluto, me da que Felipe ya no les gusta tanto. Es como si una parte de la sociedad española se sintiera en deuda con el rey, puedo entenderlo conociendo el contexto político-social de la época aunque no lo haya vivido pero, ¿dicha deuda es vitalicia? ¿Debemos proteger a los Borbones para los restos de nuestras vidas? ¿Cómo puede permitirse un país que se identifica con “democracia” estar de acuerdo con un sistema que viola todas las reglas, manteniendo un puesto al que se accede por la consanguinidad? Es más, ¿no es al contrario? ¿no son ellos quienes tienen la deuda con el pueblo? Sólo hay que leer y analizar la historia…
Continuando con mi colección de citas, que tanto me gustan, guardo cuidadosamente en mi memoria un fragmento de Las palabras andantes, de Eduardo Galeano. Cuando no tengo ganas de levantarme por las mañanas, me la repito mentalmente: “La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.”

Anuncios

Han dejado su huella

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s